Ainhoa Cantalapiedra desembarca con éxito en México.

La cantante Ainhoa Cantalapiedra, saltó a la fama hace algunos años atrás tras ganar el famosísimo Talent Show español, «Operación Triunfo», programa de televisión del cual surgieron estrellas como David Bisbal o Manuel Carrasco.  Pero este fenómeno de masas, no fue un sueño ideal y le dio más de un dolor de cabeza.
Pero Ainhoa se describe como una luchadora nata, y su perseverancia la ha llevado a triunfar en México, país que le abrió sus puertas y su corazón… el claro ejemplo del refrán: «nadie es profeta en su tierra».

‘El teatro es mi herramienta para enfrentar la vida y huir de la muerte’

«Yo uso sombreros desde los cinco años. Mi abuelo me los compraba. En verano para protegerme del sol y en invierno de los resfríos y de mi asma y de mis internaciones constantes. Con mi hermana no hubo caso, nunca se acostumbró. En cambio, a mí me encantaban y me encantan. A falta de coronas, buenos son los sombreros. Me pongo uno y vuelvo a ser la reina íntima del país privado que gobernábamos con él…»

Así se expresa en su web, nuestra invitada de hoy. Lucrecia Carrilo, actriz, docente, conductora de TV, periodista, y defensora de los derechos humanos.

Detrás de cámara

Celeste Castro González fue la santiagueña que estuvo a cargo de la Jefatura de producción de la opera prima de Fernán Mirás, como Director en “El Peso de la ley”; un film que desnuda los mecanismos de la justicia argentina puestos en funcionamiento en un caso real, como tantos otros. Corrupción, connivencia entre policías y jueces, burocracia, injusticia en suma. Radicada en Buenos Aires hace más de una década, y con gran experiencia a su espalda, nos cuenta cómo fue trabajar bajo las órdenes de Mirás y el gran elenco de actores argentinos.

A sus pies, el Teatro Colón

Matías Santos es uno de los mejores bailarines que tiene este país. Nacido en la provincia de Entre Ríos, comenzó sus estudios en Danza Clásica de adolescente, caso inédito ya que la mayoría de los bailarines comienzan a la temprana edad de 7 años. Un verdadero virtuoso del ballet que inmediatamente, ganó la beca “Maximiliano Guerra”, de la Fundación Arte y Cultura, e ingresó al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de Buenos Aires, formando parte del “Ballet Joven del I.S.A”, con el que realizó diversas giras como Bailarín Principal por el país y el exterior.

Un debut a lo grande

Pablo Ríos era un joven como cualquier otro, nacido y criado en Balbuena, (Ojo de agua), hasta el día que se presentó al casting de una película que se filmaría en su localidad. Con su pelo alborotado y ese look tan particular que tiene, parecido a un felino del monte, era su primera audición, se paró delante de la cámara, y recitó un verso gauchesco, larguísimo, lo narró con toda la pasión y la simpleza que lo caracteriza; fue el primer paso que cambiaría su vida por completo. Hoy, luego de filmar su primera película como protagonista, se mudó a Buenos Aires, y su vida transcurre entre su preparación como actor y castings.